Opinión

La violencia contra la mujer también es nuestra culpa

Por  | 

Aunque sé que algunas feministas pondrán el grito en el cielo, tristemente es una realidad que nosotras somos en gran parte responsables del concepto de inferioridad que existe de las mujeres en la sociedad.

El reciente asesinato de la niña Yuliana Samboní conmovió a Colombia a principios de diciembre de 2016, una niña de solo siete años que fue encontrada muerta con síntomas de abuso sexual en un apartamento de Bogotá. Cientos de colombianos se movilizaron en las calles para repudiar el hecho, sin embargo, un mes después el crimen ya fue dejado en el olvido mientras cientos de mujeres y niñas continúan siendo maltratadas a diario.

Los movimientos sociales de mujeres en el país vienen trabajando para concretar, mediante políticas de estado, que se dignifique el papel de las mujeres en la sociedad y se prevengan las acciones violentas desatadas en su contra. A pesar de esto, creo firmemente que es imposible prevenir un hecho si la sociedad no cambia de mentalidad en cuanto el verdadero valor de la mujer.

Pero ¿qué piensa una mujer normal sobre el concepto de mujer? Al decir una mujer normal no me refiero a su orientación sexual, con lo cual no quisiera entrar en controversias, sino una que desde su perspectiva enfrenta a diario la problemática de la violencia contra su género:

  • Abuso sexual en las calles, en un bus o en el trabajo.
  • Salarios y cargos inferiores a los de los hombres.
  • Estereotipos físicos de belleza y ser tratadas como objeto sexual.
  • Maltrato verbal y físico al interior del hogar.

Publicidad real de http://intl.womensecret.com

En una sociedad donde las mujeres estamos acostumbradas a escuchar y celebrar las letras discriminatorias del raggaetón (de lo cual escribí en el artículo La generación hueca del Reggaetón), nos divertimos viendo realities degradantes como Colombia’s next top model y soñamos con cuerpos perfectamente moldeados aunque sea a punta de bisturí, con el único fin de llamar la atención de los hombres y la admiración o la envidia de las otras mujeres.

¿Quién más sino nosotras mismas somos las responsables de que los hombres de esta sociedad piensen que son más que nosotras cuando les dejamos y hasta les celebramos el tratarnos así públicamente? Pero ponemos el grito en el cielo cuando un hombre pisotea lo que nosotras mismas no somos capaces de defender con nuestras convicciones. Es necesario que la mujer se dignifique a sí misma, que se valore y se libere del estereotipo de símbolo sexual e inferioridad para que aprenda a respetar a las otras mujeres por el simple hecho de ser seres humanos.

 

Samaria, enamorada de Dios y en mis tiempos libres, diseñadora web. Me hace feliz cada día descubrir que la tecnología ya nos está dejando vivir como los Supersónicos.
www.linahenriquez.info

Déjanos un comentario