Salud

¿Ejercicio? Mantenerte en forma es un hábito

Por  | 

Eran las 6 de la mañana y me preguntaba a mí misma si iría a entrenar. Por mucho que quisiera ser una persona activa en las mañanas, digamos que prefiero un café a esa hora. Pero a veces, la única forma de mantenerse en forma es esa, manteniéndose.

Entre el trabajo y la familia, podríamos encontrar una o dos razones para no ejercitarnos y estoy segura que tú podrías también, sin embargo, sin importar cómo pinta la semana en cuanto a ocupaciones, tú puedes conseguirlo. ¿Por qué? El ejercicio nos beneficia mucho más que los 30 minutos que empleamos en él, no solo nos llena de energía y no nos ayuda a mantenernos más productivos, también nos ofrece una forma de liberar la tensión y frustración, nos hace más tolerables. Así que en vez de ser tiempo desperdiciado, es como una inversión en ti misma.

Investigaciones han descubierto que el cómo y cuándo nos ejercitamos son importantes, en términos de beneficios obtenidos y tu capacidad de permanencia. Aquí te contamos algunos tips que te ayudarán a encontrar el cómo y cuándo que funcionen para ti.

Usa el ejercicio para lidiar con los problemas. Adicionalmente al efecto en tu estado de ánimo y tu salud mental, el ejercicio actúa de inmediato en tu memoria, atención y creatividad. Estudios han demostrado que incrementan la actividad cerebral del funcionamiento de ejecución, mejorando la habilidad para encontrar soluciones.

Divide las sesiones.  ¿Estás muy ocupada para una sesión completa de entrenamiento? Dividirlo en varias partes durante el día también funciona. Algunos experimentos comparando personas que realizan múltiples entrenamientos cortos y otras que realizan uno solo completo, los que hacen varios realizaron mejor los ejercicios e incluso lograban completar más tiempo en total, sin sorprender que obtuvieron una mayor pérdida de peso. Intenta pequeños entrenamientos de 20 a 40 minutos al día por 4 veces a la semana.

Encuentra el motivo de tu dolor.  Muchas personas limitan su entrenamiento debido al dolor, sea de espalda, rodillas o pies, lo ideal es trabajar con un deportólogo para eliminarlo. Algunas mujeres tienen dolor en las rodillas debido a músculos débiles que lastiman las articulaciones pero algunos ejercicios pueden ayudar a fortalecerlos y resolverán el problema. Otros problemas como músculos contraídos y dolor en la espalda también pueden ser tratados.

No lo hagas por verte bien. En serio, muy pocas personas tienen suficiente fuerza de voluntad para mantener una jornada de entrenamiento a largo plazo sencillamente para “verse bien”. De hecho, estudios han demostrado que las motivaciones en cuanto al cuerpo, como la apariencia, no se asocian a permanecer en un régimen. ¿Entonces? Diversión, competencia, aptitud e interacción social son los verdaderos motivos, por eso “hacer lo que disfrutas” es crucial para mantenerte en forma.

Consigue compañía. Después de un largo día de trabajo lo ideal es encontrarte con tus amigos y ejercitarte con ellos. Encontrar un compañero de ejercicio o un grupo ayuda a incrementar la permanencia, además en compañía es más divertido.

Todos necesitamos más horas al día y el ejercicio es uno de los mejores aliados para ayudarnos a enfrentar el mundo y conquistarlo.

 

Basado en:
Squeezing in Fitness

Deja que tu interior brille.

Déjanos un comentario