Variedades

¿Eres más mamá que mujer?

Por  | 

Cada vez que me preguntan: ¿a qué te estás dedicando? no es fácil responder “estoy dedicada a mi hijo y a mi casa” o sea, SOY AMA DE CASA. ¡Nunca lo soñé! Jamás pensé ser ama de casa y ahora es a lo que me dedico.

Ser mamá es el regalo más grande que Dios puede darle a una mujer, conoces el amor verdadero, incondicional y absolutamente puro, nace de ti una parte de mujer que no conocías, nace un instinto impresionante donde lo sabes todo, algo que nadie te puede enseñar, algo que simplemente nace y punto.

Me he equivocado mil veces, he entrado en caos, he colapsado, he llorado. No es fácil dedicarte a tu hijo 24/7 y mucho menos a tu casa, pero entendí que es un privilegio, un privilegio que ahorita no todas pueden tener. Ahora, si estás trabajando y sientes que no te queda tiempo para tu hijo, no te sientas culpable, cada vez que lo tengas en frente da lo mejor de ti, no pierdas tu tiempo limpiando su reguero o regañándolo para que coma, simplemente disfrútalo, sácalo al parque, escúchalo, enséñale, ámalo. Yo he decidido amar mi casa y amar el tiempo con mi hijo.

Tuve crisis de “soy más mamá que mujer, ya no tengo tiempo para dedicarle a mi cabello toda una tarde, o demorarme haciéndome las uñas tres horas, o simplemente leer un libro mientras tomo chocolate caliente en mi cama”, y creo que todas las mamás hemos pasado por este tipo de pensamientos, hemos sentido que ya no somos la misma de antes, o que simplemente la vida es así y que “a uno de mujer le toca muy duro”, como siempre escuchamos de nuestras abuelas.

Pero ¿saben qué? Dios sabía por qué nos encargaba esa tarea tan impresionante a nosotras, él conoce de qué estamos hechas, sabía que amaríamos a nuestros hijos como a nada en esta vida, pero también es cierto que nos encanta sentirnos lindas, que nos encanta ser cositeras, salir a tomar café, hasta ver pelis románticas comiendo chocolates. Dios no te hizo mamá para que dejaras de ser mujer, al contrario, te hizo mujer porque dentro de ti está ser la mejor mamá.

Las mujeres somos multitareas, empieza a conocerte y a sacar tus propios tips, organízate, organiza tu mente, mantén la calma, sé feliz, ama lo que haces, por pequeño que parezca. Conoce tu esfuerzo, estás sembrando en la mejor tierra, en tu hijo, el tesoro más grande que Dios te ha entregado porque sabía que lo harías súper.

Yo vivo con mi esposo, es un hombre increíble que valora cada cosa que hago y que siempre está pendiente para darme una mano de ayuda cuando la necesito. Si vives con tu esposo no dudes en pedirle ayuda, apóyate en él, así solo sepa hacer una de las tantas cosas que tú haces. Si eres mamá soltera, eres coronada mil veces más, eres una dura, una valiente, y lo mejor de todo es que tu mano de apoyo siempre será Dios, no dudes en acudir a él las veces que sean necesarias. Vístete todos los días de fuerza y enfrenta tus tareas diarias, sea trabajo, casa, bebé, etc. con la mejor actitud. Busca tiempo para ti, puede ser cuando el bebé duerma, la loza puede esperar, la ropa puede esperar, pero tú necesitas tiempo para ti, eres lo más valioso que tiene la tierra.

Aquí te dejo algunos tips que he aprendido de otras mujeres, y que aún estoy poniendo en práctica:

  1. Descansa
    Una mujer agotada no es una mujer feliz. Puedes descansar lo necesario, si sientes que no tienes tiempo, ¡sácalo! Que un día a la semana te duermas a la hora que el bebé durmió para que en la mañana estés regia.
  2. Adelántate
    Deja en la noche listo lo que más puedas, tu ropa, la ropa del bebé, la loza limpia, la casa limpia, el almuerzo o las onces listas, el desayuno listo, adelántate al caos.
  3. Acepta la ayuda
    Si tienes una mano de ayuda como tías, abuelas, esposo, incluso amigas de mucha confianza que amen a tus hijos, acepta la ayuda. Puedes dejar que lo lleven al parque mientras tú arreglas tu casa, lavas la nevera, adelantas vueltas pendientes, haces cosas que con el bebé es casi imposible hacer.
  4. Ámate
    Reflejas lo que hay en tu corazón. Yo sé que no nos queda mucho tiempo para arreglarnos, pero ámate, hazte las uñas, si puedes hazte la keratina y adiós plancha. Si tienes ahorros, cómprate ropa, sonríe, haz sonreír, sal a dar una vuelta con tu bebé, arréglate para ti, sé feliz y serás hermosa. Disfruta ser mujer, ¡es delicioso!
  5. Y por último… Busca a Dios
    Fue él quien nos diseñó, él conoce cada pedazo de nuestro corazón, de nuestras frustraciones, de nuestra mente. Él te dará los mejores tips, sabe hacerte feliz, te mandará las manos con su ayuda y multiplicará tu tiempo. Él es el mejor papá, esposo, amigo, que una mujer puede tener, solo cuéntale lo que hay en tu corazón mientras vas en el bus, mientras lavas la loza, mientras haces mercado, cualquier momento y lugar es óptimo para hablar con él y él te ayudará.

 

 

En MujerGlow.com hemos creado un espacio para ti. Este autor compartió con nosotras este tema a través de la sección TU GLOW.

Déjanos un comentario