Variedades

¿Es malo dormir con mi mascota?

Por  | 

 

Primero debo decir que yo no tengo mascota, sin embargo, la hermana de mi novio adquirió recientemente un hermoso Boston Terrier llamado Rorro (aunque ellos insisten en llamarlo Bruno), y duerme con él, lo que mi novio desaprueba rotundamente. Por esta razón, decidí investigar un poco sobre los posibles pros y contras de compartir tu cama con tu mascota y esto fue lo que descubrí.

Un estudio sobre la convivencia de las mascotas y las personas muestra que el 40% de quienes tienen perro o gato, duermen con él en la cama. “Es una decisión personal”, asegura Patrick Mahaney, veterinario acupunturista certificado de California Pet Acupunture & Wellness. Las investigaciones han demostrado que, además de ofrecer apoyo psicológico y amistad, las mascotas ayudan a reducir la presión arterial, incrementan la actividad física, reducen el estrés y mejoran el estado de ánimo, entre otras cosas.

 

Lo bueno de dormir con tu mascota

  1. Refuerza su lazo afectivo
    A los perros no les gusta estar solos, son animales de manada, compartir la cama con tu mascota les permitirá crear un lazo de amistad más cercano.
  2. Reduce el estrés y la ansiedad
    Las mascotas tienen una habilidad incomparable para reducir el estrés de los humanos, aumenta los niveles de oxitocina que es la hormona que reduce el estrés y, por lo tanto, restringe la producción de cortisol, que es la hormona que produce estrés. 
  3. Estarás más segura
    A diferencia de los humanos, los perros y gatos tienen el sueño más ligero y pueden darse cuenta si algo anda mal dentro de casa para así advertirte del peligro.

 

Lo malo de compartir tu cama con ellos

  1. Puedes contraer alergias
    En el caso de las personas que son más propensas a ser alérgicas, que su mascota duerma con ellos en la cama puede no ser la mejor idea. Es que nuestros amigos dejan pelos y caspa en la cama, sin mencionar los alérgenos que traen cuando andan por ahí, lo que puede causarte algunas noches en vela estornudando más de la cuenta.
  2. No es muy higiénico
    Los perros o gatos caminan por la calle, toman cosas del suelo y acumulan muchas bacterias de las que ni siquiera tienes idea, sin mencionar las pulgas y garrapatas que pueden contraer. ¿Quieres todas esas bacterias e insectos sobre tu cama y tu cuerpo? ¡Piénsalo! Deja a tu mascota encima de las sábanas en vez de debajo ya que puede tener desechos ambientales en su pelaje.
  3. Enfermedades y malos olores
    Investigaciones recientes afirman que las personas que permiten que sus animales duerman en la misma cama con ellos, son más propensas a contagiarse una serie de enfermedades, entre las que se encuentra la peste bubónica. Si está enfermo, tiene problemas de incontinencia o está mal educado, podría hacer sus necesidades en la habitación. Esto también aumenta la posibilidad de contagiarnos por enfermedades relacionadas, por ejemplo, con los parásitos. Es imprescindible desparasitar a tu mascota con la frecuencia adecuada y hacerle revisiones periódicas en la consulta del veterinario.
  4. Los ciclos de sueño son distintos
    Las mascotas tienen ciclos de sueño diferentes a los de los humanos, por lo que tu perro puede levantarse en mitad de la noche lleno de energía y querer jugar contigo o se puede poner a ladrar a cada cosa que pase por la ventana mientras intentas descansar. También debes tener en cuenta que sus movimientos, sueños, ronquidos, etc., pueden trastornar tu sueño y hacerlo menos profundo y reparador, lo que te haría descansar menos de noche.
  5. Se pueden creer los dueños de la cama
    Debes poner tú las reglas separando un área para que duerma ahí tu mascota. Rechaza cualquier agresión territorial, si hay comportamientos posesivos, te gruñe o te mordisquea cuando te mueves, debes quitarlo de la cama con un “¡No!” rotundo y ponerlo en el suelo o en su propia cama. Entonces le ordenas que se quede ahí hasta que se tranquilice.
  6. Será difícil terminar con esta práctica
    ¿Sabías que es más complicado que un animal deje un hábito a que lo obtenga? Así que si tu mascota se acostumbra a dormir contigo todas las noches, en especial los gatos, te verás en problemas la próxima vez que quieras que alguien venga a dormir; es que suelen llorar mucho y golpear la puerta del dormitorio.

 

Tips para dormir con tu mascota

  • Si tu mascota sale a la calle y regresa con las patas o partes del cuerpo sucias, límpiaselas, en especial si acaba de hacer sus necesidades y trae residuos.
  • Si es una mascota de pelo largo, cepíllala una vez al día y pasa un paño húmedo sobre su pelo, así eliminarás el pelo muerto.
  • Cerciórate de que no tenga pulgas ni garrapatas.
  • Asegúrate de que no tenga lesiones en la piel, podría tratarse de sarna y esta es muy contagiosa.
  • Si le gusta dormir en la almohada porque así lo acostumbraste, asígnale una exclusiva a los pies de la cama, no donde tú pones tu rostro.
  • No dejes que rasque la cama, enséñale a tenderse en ella tal cual está.
  • Asígnale una cobija o franela para él, colócala en la parte de la cama donde quieres que esté y así sabrá que ese es su lugar.
  • Ten muy presentes las vacunas de tu mascota, desparasítalo con la frecuencia adecuada y ten hábitos de higiene fundamentales como el baño aproximadamente una vez al mes.

 

Haciendo un balance de las razones para dormir o no con una mascota, ¿qué prefieres? Es una decisión personal, ten en cuenta estos consejos y no permitas que nada afecte tu salud ni tu descanso.

 

Fotos de Rorro

 

Te recomiendo estos artículos del encantador de perros, César Millán:

También te recomiendo:

 

Samaria, enamorada de Dios y en mis tiempos libres, diseñadora web. Me hace feliz cada día descubrir que la tecnología ya nos está dejando vivir como los Supersónicos. www.linahenriquez.info

Déjanos un comentario