Opinión

Fotografía de una sociedad egoísta

Por  | 

La semana pasada recibí la invitación de participar en un evento de ciclo montañismo como fotógrafa. Lo que me pasó después me dejó en shock.

Debo aclarar que no soy fotógrafa profesionalmente, lo hago porque me gusta y solo estudié un semestre de esto en la universidad, sin embargo, tengo muchos amigos que practican ciclo montañismo y le he comenzado a tener mucho cariño al deporte.

Luego de dos días de ir en moto por trochas de difícil acceso, con dolor en el cuerpo por los saltos y golpes, decidí que el trabajo había quedado bien y que se podía ofrecer a la venta para que los participantes lo pudieran adquirir. Me tomé a la tarea de editar 1468 fotos y subirlas en mi página web, numeradas para que las pudieran seleccionar y realizar el pedido de las que quisieran.

Aquí viene el tema de este artículo. Tras dos días de tener la página al aire, los organizadores del evento recibieron comentarios negativos sobre la venta de las fotos, al parecer algunos de los participantes se molestaron porque las querían gratis, sin reconocer el servicio de fotografía prestado como adicional. Aun no termino de sorprenderme por esta situación dándome cuenta con tristeza que nos encontramos viviendo en un país lleno de personas tacañas y egoístas, que no respetan ni valoran a los demás, tanto en el ámbito laboral como en las otras áreas de la vida.

Cómo cambiaría nuestro país, nuestra ciudad y nuestro hogar, si antes que pensar en nosotros mismos, nos ponemos en el lugar del otro y no dejamos que el egoísmo reine en cada acción que realizamos. Lamentablemente, aprendimos desde pequeños que ‘el vivo vive del bobo‘ y que es más inteligente el que logra fregar al otro así sea por ahorrarse tres pesos.

Esta es pues una invitación a que tú, desde tu hogar o desde tu trabajo, hagas la diferencia y rompamos esta tradición malintencionada que cargamos como colombianos. Como mujeres podemos ser agentes de cambio para todo el que nos rodea, regalando sonrisas y buena actitud en todas las circunstancias, brillando e irradiando alegría por donde vayamos.

Les comparto aquí unas fotos en las montañas de la Sierra Nevada de Santa Marta, en general fue una experiencia muy emocionante.

 

 

Samaria, enamorada de Dios y en mis tiempos libres, diseñadora web. Me hace feliz cada día descubrir que la tecnología ya nos está dejando vivir como los Supersónicos.
www.linahenriquez.info

Déjanos un comentario