Tecnología

Efectos del mundo digital en los niños

Por  | 

Agradezco haber tenido infancia antes de que la tecnología me la quitara.

Recuerdo que mi mayor preocupación era la hora a la que me tocaba regresar a la casa, porque a diferencia de la mayoría de los niños de hoy, yo vivía en la calle jugando al aire libre con mis vecinas. Y es que al hacer memoria de mis primeros años de vida, es inevitable recordar que patinar, montar en bicicleta, jugar a ‘la lleva’, ‘el escondido’, ‘la yuca’ (ni me pregunten) y muchos otros juegos de contacto e imaginarios, eran la mejor forma de pasar las tardes después del colegio.

Desafortunadamente, este tipo de tradiciones en los niños se han ido perdiendo gracias a los avances tecnológicos que tanto nos deslumbran, sacrificando los inocentes juegos que nos enseñaban lecciones como compartir, competencia sana, compañerismo, honestidad, ayuda a los otros y en general, a vivir en sociedad. Hoy, las niñas no piden una barbie o un bebé de regalo de navidad.. no, ahora los niños quieren el último tablet, smartphone o dispositivo electrónico que les den un estatus elevado frente a quienes los rodean.

No podemos exigirle a los niños que no hagan uso de la tecnología, porque ellos están creciendo en un mundo digital y alejarlos de eso sería perjudical, pero para los que son padres o quieren serlo en el futuro, estos efectos de la tecnología pueden resultar alarmantes.

  1. Cuerpos sedentarios.
    Al recurrir a los dispositivos electrónicos para suplir sus necesidades de entretenimiento, sus cuerpos no adquieren el desarrollo sensorial y motor óptimo. La obesidad y la diabetes infantiles son ya epidemias nacionales en Canadá y Estados Unidos, y sus causas están relacionadas con el uso excesivo de las tecnologías.
  2. Retrasos en el aprendizaje.
    Bombardeados con estímulos sensoriales caóticos, los niños generan retrasos en el cumplimiento de las etapas del desarrollo infantil, con repercusiones negativas en las aptitudes esenciales para la alfabetización, la autorregulación y la atención, elementos indispensables para aprender en clases. Hay diagnósticos de trastorno de déficit de atención e hiperactividad, autismo, trastorno de coordinación, retrasos en el desarrollo, habla ininteligible, dificultades de aprendizaje, trastorno del procesamiento sensorial, ansiedad, depresión y trastornos del sueño asociados al uso excesivo de las tecnologías y en alarmante aumento.
  3. Trastornos de conducta.
    Los niños necesitan desarrollar áreas como el tacto que activa el sistema parasimpático, que disminuye el cortisol, la adrenalina y la ansiedad. Las adicciones a las redes sociales o al dispositivo móvil son otro factor que se debe tener en cuenta. Cuando un hijo renuncia a su vida social o familiar y prefiere vivir aislado en su habitación o con su móvil o tableta, conviene acudir a una consulta psicológica.

El uso de la tecnología no es ni bueno ni malo, ya que sólo se trata de una herramienta. El problema radica, como en todas las cosas, en el uso que se le dé. Lo importante es enseñarles un uso racional y responsable de estas herramientas.

 

Si te parece interesante este artículo, profundiza leyendo estos que te recomiendo:

 

Samaria, enamorada de Dios y en mis tiempos libres, diseñadora web. Me hace feliz cada día descubrir que la tecnología ya nos está dejando vivir como los Supersónicos. www.linahenriquez.info

Déjanos un comentario